Posts Recientes

sábado, 28 de junio de 2008

El síndrome y el efecto "Raúl"

Hola a todos,

He intentado no hacer ninguna entrada sobre la Eurocopa porque creo que al hacerlo hubiera sido inevitable caer en muchos de los tópicos que, con franqueza, detesto cuando se trata de aportar opinión respecto a un fenómeno de masas en el que se mezclan sentimientos, cuestiones objetivas, e incluso ideologías. Hablar de la Euro podría haber sido un ejercicio inútil ya que el mensaje varía tanto como los sucesivos resultados de la competición, y por ello su esperanza de vida como realidad es significativamente corta: así, Holanda ha pasado de ser la selección a seguir a caer en cuartos de final; Rusia ha pasado de ser la revelación de la competición ha ser un mero muñeco de trapo ante la "gran España", y para rematar, la propia España ha pasado de sentirse incapaz a ser "el mejor equipo de la competición", como la han calificado muchos. Ser noticia en la Eurocopa no es una vida fácil.

Pese a lo anterior, hay dos cosas (bueno, en realidad tres) que sí me gustaría comentar, no para dejar ninguna impresión de experto, ni para sumarme a la ola de optimismo respecto a la selección de fútbol, ni, tampoco, par ir de rebelde con o sin causa y renegar de las posibilidades de victoria, o, directamente, de mi propio país. Simplemente diré esas tres cosas que me han llamado la atención de esta Eurocopa; puede que para algunos sean cosas interesantes y para otros no, pero es el riesgo que uno asume siempre que escribe. Vamos con ellas:

1) "El efecto Raúl"

Me ha sorprendido y no de forma grata como muchos medios de comunicación e incluso aficionados han utilizado el éxito de la selección no para, sencillamente, alegrarse y disfrutar, que es lo que hemos hecho muchos, sino para atacar a un jugador que ni siquiera está. Éste es Raúl. No me acaba de entrar en la cabeza el poder que debe tener el 7 madridista para que muchísima gente piense más en él que en los jugadores que están. También me parece fuera de todo pensamiento racional decir que Raúl es un mal futbolista porque cuando no ha estado él se ha llegado a una final, más que nada porque eso significaría decir que todos los que no están son malos (Tamudo, Riera, o Diego López, por poner tres ejemplos) y también olvidar que hace décadas que España no jugaba una final, y muchas son las generaciones "sin Raúl" que han pasado sin pena ni gloria con la camiseta de la roja.

Dicho lo anterior, coincido en que hay argumentos futbolísticos de peso para pensar que Raúl no tenía que estar. Desde mi punto de vista, el tener a Raúl en un equipo es para ponerlo de titular, puesto que su valía como revulsivo suele ser más bien escasa. Además, con Raúl en el once es difícil jugar con un recurso como base, y explico esto: un equipo y un entrenador tienen que poder tener la posibilidad de elegir cómo van a jugar. Por ejemplo, en el caso de España, con toque en el centro del campo, mucho repliegue atrás apoyado con contras esporádicas, y delanteros rápidos en la punta de ataque; esto es, que España decide explotar uno, dos o tres recursos futbolísticos para ganar, apostando cláramente por ellos. Raúl, en cualquier equipo en el que esté, te resta un hombre en la aplicación de ese recurso, debido a sus cualidades futbolísticas: Raúl no es veloz, ni tiene un potente disparo, ni remata bien de cabeza, ni desborda con un regate fabuloso... con lo que es un jugador que resta enteros si tu apuesta es jugar con velocidad arriba, o con toque-toque, o colgar balones al área en espera de que el delantero la cace. Raúl resta enteros a cualquier recurso futbolístico que se quiera emplear porque Raúl es un recurso en sí mismo; Raúl potencia el recurso Raúl, que no es ni más ni menos que algo que un entrenador no puede pedir que hagan sus jugadores como estrategia a seguir, la pillería y la inteligencia en el campo. Poner a Raúl es ponerlo y esperar a que tenga una o dos ocasiones de pillo y las aproveche. Pero si no, Raúl lo único que aporta es lucha, entrega, y una cierta fortaleza mental, pero resulta el elemento disonante si el míster elige una estrategia clara. Sencillamente, y a mí me pasa tambien cuando tengo que jugar en algún juego con un equipo que está él (salvando las distancias, por supuesto) que no puedo definir una estrategia clara (por ejemplo, juego con extremos rápidos y busco el centro al delantero), aunque añade algo que otros jugadores no tienen. Por tanto, te da y te quita cosas, y a veces, y o reconozco, es más sencillo desde el punto de vista del entrenador (para transmitir la idea de fútbol que se quiere practicar y su ejecución) no contar con él. Ese es, para mí, el efecto Raúl

Ahora bien, pese a lo dicho arriba (que es mi opinión), hacer sangre con un jugador, que, insisto, ni está en la Euro, me parece ventajista e injusto.

2) El síndorme Raúl

Raúl fue un jugador que tenía mucho talento, y también, mucho gol. Sin embargo, al pasar los años, empezó a impacientarse, pues, ¿quién iba a amar a una horrible Bestia? (jajajaja perdón por la frase freak, jajaja, es que no me he podido resistir al escribir un "al pasar los años" jajajaja). Decía que al pasar los años, Raúl, por motivos que aún desconozco, comenzó a perder esa chispa que le había caracterizado, y a aumentar sus prestaciones en cuanto a trabajo en el campo, Se volvió un currante que presionaba sin cesar, pero a cambio perdió buena parte del favor del público, y su reputación de "crack" se resintió muchísimo, tanto que hoy día no puede ser considerado uno de ellos.

Algo parecido le está pasando a Fernando Torres, aunque con algunos matices, claro, peroc reo que la idea general se ve clara: Torres está trabajando en los partidos de España como un auténtico currante, cayendo a banda, arrastrando a los defensores, presionando, pegándose carreras de 30 metros detrás de un balón... pero no está marcando, y la gloria se la están llevando otros. Estoy seguro de que si preguntáramos a los españoles cuales son los 3 mejores jugadores de España en cuanto a rendimientoe n la Euro en este momento, Torres no estaría entre ellos. Y sin embargo, en mi opinión, está haciendo un trabajo de desgaste al rival importantísimo, tanto que ayuda siempre a que esas segundas partes que España juega tan bien, se deban también en parte a ese sacrificio que hace "El Niño", que ha madurado y mucho a las órdenes de Benítez allá en Liverpool; esa madurez, no obstante, le resta protagonismo. Vive una especie de "síndrome Raúl": a más sacrificio por el equipo, menor popularidad.

3) La tercera cosa que quería decir es mi opinión real sobre la selección, y realmente va a ser dificil decir algo sin que a alguien no le moleste, sea por unas cosas o por otras.

Mi impresión puramente personal , al margen de la realidad de la competición (esto es, qué me parece la selección en asbtracto), es que esta no es la mejor selección posible: es un equipo al que le faltan recursos ofensivos, ya que un ligero contraataque y el toque como únicas armas no sirve siempre para resolver los partidos. España funciona cuando va empatada o adelantada en el marcador, pero no es una estrategia viable cuando los minutos pasan y tu toque se torna horizontal, porque para tocar hace falta tener calma y creerse superiores, para confiar en que aunque vayas perdiendo, tu juego es superior y te acabará dando la victoria. De lo contrario, tocar con nervios te da todo lo malo de tocar, y nada de lo bueno. En cuanto al seleccionador, nunca me ha gustado por su personalidad y por muchas de sus decisiones deportivas ( y no, no es no llevar a Raúl, ni siquiera a Guti, sino, por ejemplo, haber apostado por Albelda si éste hubiera estado bien en la Euro en lugar de Senna, un jugadorazo del que llevo diciendo años que lo hace casi todo bien). Creo que, aparte de la convocatoria, se ha equivocado en querer limitar a España a un modelo de juego, porque pienso que todavía no se ha topado en la Euro con un rival de entidad que haya sabido leer el partido de España y darle donde le duele. Cuando lo descubran, como no tenemos más recursos, tendremos dificultades. También es importante observar que sólo hemos derrotado a una de las grandes selecciones, y en los penaltis; como he dicho, quizá con el marcador adverso ante una grande, España sufra más de la cuenta. Si no, miremos el resultado de Holanda ante Rusia: Holanda , para mí, ha sido el mejor equipo de la competición (incluso mejor que España o Alemania) porque ha sido un equipo que ha mostrado recursos y variantes, y ha ganado a equipos grandes precisamente aprovechando eso. Sin emkbrago, Van Basten cometió un error contra Rusia que le salió muy caro: ser predecible. Holanda jugó igual, con el esquema mental de "primera parte de dominio y gol, y en la segunda salimos al contraataque con velocidad", pero se encontró con que la segunda mitad de la primera premisa (el gol) no se cumplió, y se puso por detrás en el marcador. siendo previsible que sacaría a los extremos rápidos, Hiddink lo supo ver venir y los anuló. Ese es el riesgo que creo que tiene España tal y como está configurada.

Por otro lado, tenemos el resultado de la competición, que está siendo excelente, y que pese a las dudas que tengo, se está viendo que los obstáculos son menores que las virtudes. A España le está saliendo todo bien, incluso los precipitados cambios de Luis: a mí o me gustaron, pero si a uno le sale bien por lo que apuesta, no queda sino felicitarle; un cambio bueno es el cambio que funciona. Además, el entrenador está sabiendo imprimir un carácter basado en la concentración del equipo, algo que posiblemente no sería viable en un campeonato largo como una Liga (porque ese nivel de intensidad no se puede tener en todos los partidos), pero que funciona a las mil maravillas en competiciones cortas como la Eurocopa. Luis ha aprendido que en el error está la eliminación, y si uno presta atención a los partidos de España, más que muchísimos aciertos, lo que ha hecho es jugar a cometer pocos errores. Y sin duda, aunque parezca paradójico, es más acierto que muchos aciertos de los que hablábamos antes. En este tipo de partidos donde sólo vale ganar, un error puede mandarte a casa. De hecho era la tónica habitual de la selección, que sin jugar mal, cometía un error (o varios), el rival los aprovechaba y te marcaba un gol. El entrenador ha hecho algo bien, como digo, que es ganar en el plano psicológico una batalla que siempre perdíamos antes de salir al campo en otras competiciones, y es creer en una manera de jugar y, por tanto, sentirse capaz de ganar manteniendo la concentración sin asustarse.

Además de lo anterior, hemos tenido suerte. Y con esto no quiero quitar mérito a nadie, ni a jugadores ni a cuerpo técnico. Es más, creo que es una suerte "buscada". Para mi es indiscutible que en un campeonato tan corto donde has de ganar partidos y el empate no sirve, el equipo ganador necesita algo de suerte. Pero suele ser esa "suerte de los campeones", que muchas veces es fruto de la fortaleza mental del grupo. Así, en los penalties contra Italia, y posiblemente más allá de toda previsión, el que se sabía ganador de la tanda antes de lanzarla era España. Tiraban con seguridad y sin miedo (salvo Güiza, que me digan lo que me digan a mi me parece un paquete que le viene grande esto de la selección). Algo similar pasa con las paradas de Casillas tipo "milagro" ante la misma Italia.

En conclusión, España y su seleccionador no acaban de gustarme en abstracto: yo hubiera hecho las cosas de distinta forma. Pero ello no es incompatible para decir que el rendimiento que está dando el equipo es bueno, y que eso convierte también en buenas las decisiones del entrenador, aunque a mi no me gusten. Ganar una Euro no es fácil y si lo consiguen el mérito va a ser indudable; y si no lo consiguen, también, porque para mi llegar a la final ya es un éxito.

España, como siempre, es una selección de sentimientos encontrados y una reunión de chaqueteros, pues quienes renegaban de Luis ahora le adoran. Yo, sin embargo, prefiero pensar que no me gusta nada como entrenador, pero que lo está haciendo bien en esta competición, sin ser incompatible lo uno con lo otro. A mi no me gusta la música de AC/DC y eso no quita que sean buenos en su estilo de música, aunque amí me guste más la orquesta o la música electrónica.

Saludetes a todos.

PD: Manda huevos que Luis Aragonés pueda ser el mejor seleccionador español de la historia (ya lo es por estadística, si encima consigue un título...)

2 comentarios:

Oscar dijo...

Pues sí, el fútbol está lleno de chaqueteros. Comenzando por una expresión que casi siempre suele ser bastante hipócrita: "sentir tus colores".

Cuando un jugador holandés se viene al Barça, sin saber el idioma (ninguno de los dos), trayendo a su familia como inmigrantes (legales y de lujo, pero inmigrantes al fin y al cabo) ¿puede decir que "siente los colores" de su camiseta?. Y cuando ese mismo jugador a los dos años deja el Barça y ficha por el Madrid porque le dan más pasta, dice que "siente sus colores" ¿y nadie lo pone en la más mínima duda?

Al hilo de esto, voy a contar una cosa que ha pasado hoy.

En un pueblo de León, hoy se ha inaugurado un monolito conmemorativo en una zona donde "pasearon" a algunas personas durante el franquismo, enterrándolas allí mismo en una fosa cavada en el campo.

Mi novia fue allí, porque uno de los nombres que figura en la plaquita es el de su bisabuelo. Como siempre, uno se espera que el acto sea simplemente un homenaje al recuerdo de los familiares perdidos que no pudieron tener una sepultura digna debido a las circunstancias de su muerte. Sincero, emotivo, y apolítico.

Pero no.

Parece ser que mucha gente considera que aprovechar estos actos en una reivindicación política, gritar a favor de la tercéra república, gritar en contra de todo aquello que ellos consideren fascista actualmente, y ondear banderas republicanas.

Mi reflexión es la siguiente: ¿Cuántos de aquellos que hoy onderon la bandera republicana, colgaron en sus balcones, en sus coches, en sus cuellos, la bandera española (sí, esa tan mona con el escudo de la casa real en medio, vamos), cuando la selección jugó y ganó la Eurocopa?

¿Cuántos ondearon con orgullo y ganas un emblema que el resto del año ellos consideran completamente fascista?

Yo votaría por menos gritos y menos puños en alto y un poquito más de reflexión en casa, cuando uno está solo y no hay una manada que le arrastre.

Por cierto, a ver si me puedes confirmar un rumor... ¿es cierto lo que he oído de que podrías NO IR A ÚBEDA?

Graimito dijo...

Sí, tendreis que aprender a que os guste el Congreso sin mi... se que es difícil, pero lo superareis, queme han dicho que Marc está preparando una gala super super freak.

Una pena que me la pierda.

Saludetes torpedo