Posts Recientes

miércoles, 21 de mayo de 2008

El grito Willhelm

Hola a todos,

Hace ya un tiempo, en la lista de correo de BSO Spirit se habló sobre un "efecto de sonido" (se puede considerar ya así) llamado "el grito Willhelm", que no es ni más ni menos que eso, un grito.

Este efecto proviene del grito, valga la redundancia, que realizó un actor en una película del oeste de los años 50. Parece que gustó su particular frecuencia XD, y se utilizó en otras películas.

Allá por los 70, parece que Ben Burtt, ingeniero de sonido de casi todas las películas en que participaba LucasFilm (la compañía de George Lucas), le cogió el gustillo a este curioso efecto. De ahí que, como podreis comprobar en el vídeo que os pongo a continuación, es en muchas películas donde George "Papada" Lucas o Spielberg, o ambos, han estado involucrados de alguna manera (Star Wars, Indiana Jones, El Pato Howard, etc) donde podemos escuchar este grito tan particular.

Nada más, un saludo, y deciros que esta es la entrada 101, lo que significa que estuvimos de aniversario en la anterior y ni me di cuenta. XD













2 comentarios:

amélie dijo...

Qué curioso...!

me gusta xD

Por cierto, sigo sin aparecer en tus links de webs favoritas.

En fin...

saluditos!

Anónimo dijo...

Querido Graimito:
Saludos de la anónima. García Lorca expuso que los toros son el arte mas culto que existe. Desgraciadamente, no todos tenemos, como Lorca tenía, la sensibilidad suficiente para apreciarlos. No soy una aficionada, pero tengo el acierto de ver dónde hay autencicidad, belleza, arte y cultura, y lo respeto. No hay nada de eso en los toros embolaos, ni en las sueltas de vaquillas por los pueblos, ni en los San Fermines. Ahí sólo hay borrachos maltratando animales. Por eso no respeto esas fiestas y creo que deberían desaparecer.

¿Pero qué tienen que ver esas esutupideces con la tauromaquia? El toreo es arte, teatro en escena, la representación de la vida y la muerte, viva y mediterránea, el arte que sólo un alma (que no es la mía, repito), sensible y desgarrada puede entender, o bien un ser tradicional que acude a los toros aunque no entienda o sienta mucho (hay entre los aficionados a los toros mucho paleto suelto). He entrado en los blogs de toros y he encontrado los comentarios mas bellos y literarios que jamás he leido en ningún blogs. Hace falta mucha cultura y formación para entender el toreo plenamente y yo, por desgracia, no la tengo. A veces me gustaría.

Si yo no veo los toros es por el riesgo del torero, no puedo ver como esa gente por honradez, responsabilidad y amor a lo que hace juega su vida. El día 25 cogieron a Frascuelo en las Ventas, con 59 años, sufrió una espeluznante doble cogida grave de la que salió con las dos piernas sangrantes y 55 cm. de trayectorias. Ayer, el banderillero "el ruso", herida en la región anal con rotura total de esfínter, desgarro de recto de 15 centímetros y lesión isquiorrectal de 20 centímetros. Fractura de Coxis. Contusión en región parietal izquierda. La muerte encima. ¿Tú entiendes cómo esos tipos se pueden levantar después de cogidas monstruosas y seguir toreando por honor? Yo no lo entiendo, pero merecen todo mi respeto, te lo aseguro.

Ni tú ni yo entendemos por qué se juegan la vida en un arte que aman (no es el dinero, obviamente, aunque sea una parte, no explica ni el 10% de lo que ahí ocurre), pero lo mínimo que podemos hacer es respetarlos. No entiendo la intolerancia y falta de sensibilidad hacia ninguna afición u opción, y menos hacia ésta.

No se pueden juzgar las cosas y las personas sólo desde la razón. No se puede simplificar tanto. No se puede entender el amor. Tampoco los toros. Aún te queda camino, amigo. Como tú me dices: confía en mí.

Saludos de la anónima y disculpas por mezclar temas donde no proceden, sólo es que leí tu comentario sobre el tema y me llamó la atención tu opinión, que era la única que me importaba. Quería tener la oportunidad de expresarte también la mía, sin crear ningún tipo de polémica, pues en este espinoso y artístico tema nadie va a convencer a nadie. No se puede exigir amor hacia ninguna afición, pero sí respeto, y me gustaría que lo hubiera hacia los muchos aficionados a los toros que conozco, gente mas culta, sensible y preparada que yo, que te aseguro que lo merecen.