Posts Recientes

sábado, 17 de abril de 2010

Un apunte sobre la polémica alrededor del Juez Garzón

Hola a todos,

A la vista de la polémica que ha levantado la imputación por parte del Tribunal Supremo, quiero sintetizar mi opinión sobre esto, habida cuenta de que ya en 2008 tratamos el tema en un post más extenso.
 Como quiera que ya adelantábamos en aquellas fechas que había algo de irregular en la apertura del proceso penal (y digo irregular y no delictivo, que no es necesariamente lo mismo), no parece conveniente redundar en lo mismo, sino traer aquellos argumentos jurídicos al hilo de otro pensamiento, que consiste en exponer, desde mi punto de vista, lo verdaderamente importante. Y ello, creo, como en todo proceso judicial, son los hechos y su calificación, quedando todo lo demás como secundario. Los hechos, tal cual los veo, son los siguientes:

- Garzón abre un proceso penal para encontrar a víctimas de la represión franquista.
- Justifica que es competente para hacerlo él y no el Juez de cada lugar calificando las muertes como producto de la comisión de un delito de genocidio y lesa humanidad (ya que la Audiencia Nacional es competente para enjuiciar estos delitos, pero no los asesinatos "comunes", para entendernos).
- Garzón obvia que los oficiales responsables de aquellos actos están muertos (y recordamos que no se puede abrir procesos penales contra muertos) e incluso solicita el acta de defunción de Franco para comprobar dicho extremo.
- Unos partidos y asociaciones de ideología ultraconservadora se querellan contra su actuación por considerar que al continuar con la causa, estaba prevaricando (tomar una decisión a sabiendas de su injusticia).
- El Tribunal Supremo admite a trámite la querella y también otras dos, una en relación a que no se abstuvo al instruir una causa contra Emilio Botín habiendo recibido patrocinio por unas conferencias en E.E.U.U. y otra por realizar escuchas a los abogados en conversaciones con sus clientes en el contexto de la trama Gürtel y por dilaciones indebidas.



 De estos hechos han derivado muchos debates suscitados desde la izquierda y la derecha, unos defendiendo la actuación del juez y, lo más importante, criticando e insultando duramente a quienes no lo hacen, y otros queriendo dar ya como culpable al Juez de la Audiencia Nacional. En esos debates se ha podido ver de todo, desde opiniones periodísticas acerca de la habilidad de Garzón para instruir bien o mal los casos que le llegan, opiniones de guardias civiles criticando el presunto desapego que tiene el Juez por dicho colectivo, críticas o elogios a su paso por la política, viejos rencores, nuevas filias, hasta actos masivos en favor de la República donde se señalaba al Tribunal Supremo como "franquista" y "cómplice de los torturadores".
Lo que entiendo que no se ha tratado en profundidad es, claro está, la realidad de los hechos relevantes. Personalmente me importa poco quién sea el que se querelle contra uno u otro juez y sus razones; lo que importa es si ese juez ha actuado bien o mal y ese extremo aún no se ha resuelto, por lo que entiendo que hablar de lo demás es absolutamente ocioso y superfluo, una excusa más para llenar horas y horas de debates televisivos donde periodistas sin ninguna formación jurídica opinan tajantemente sobre actuaciones judiciales.

De los hechos, mi opinión:


- Los actos cometidos por Garzón en los tres frentes comentados son ofrecen dudas sobre su corrección, como se expuso en el post "Garzonadas" y como han corroborado las aportaciones de los querellantes.
- Ofrecer dudas no quiere decir necesariamente que se haya prevaricado. Por ejemplo, en el caso de la competencia por calificar las actuaciones como genocidio o lesa humanidad es algo discutido y discutible en la doctrina jurídica, así que dificilmente podrá haber prevaricado al decantarse por una de las opciones que la interpretación del derecho ofrece; ahora, en otros elementos a tener en cuenta, quizá haya alguna actuación irregular (por ejemplo, sabiendo que los responsables, por cuestiones de edad, están muertos. Sería algo similar a si el propio Garzón abriera una causa contra Pizarro y Cortés, en virtud de la justicia universal, por sus crímines contra las poblaciones indígenas del continente americano).
- Lo anterior sivre para señalar que yo no digo que Garzón haya prevaricado (no me corresponde a mi decirlo) porque es un asunto que no está claro. Pero precisamente porque no lo está, no me parece mal que un Tribunal arroje luz sobre el asunto.
- Los defensores de Garzón en actos públicos pienso que se equivocan, a propósito, de frente, quejándose sobre el hecho de que se aclaren las cosas y no sobre una condena por prevaricación.

Con todo esto, me preocupa mucho la polarización del espectro ideológico español en esta cuestión y la vehemencia con la que se ataca o defiende a un juez que, al margen de lo que digan unos u otros, ha actuado de una determinada manera y es eso lo que se va a enjuiciar. Me preocupa porque me hace preguntarme qué intereses hay detrás para poner tanta carne en el asador en este tema. 
Sin embargo, antes de buscar maliciosos fines, hay que atender al periodo pre-electoral en el que nos encontramos. Pienso que el PSOE de Zapatero ha dado con el clavo de su triunfo electoral en un país mayoritariamente de izquierdas, que es espolear a su electorado polarizando la sociedad y fomentando el enfrentamiento. Y este debate, las proclamas a la República y otras tantas cosas que hemos visto estos días, creo que responde a eso, obviando, de nuevo, que lo relevante es el actuar del encausado y no las circunstancias políticas del entorno.

Nada más, nos vemos más pronto que tarde.







3 comentarios:

Oscar dijo...

A mí todavía me sorprende con qué facilidad, con cualquier vaga excusa, los grupos políticos radicales sacan sus banderas a la calle reclamando la tercera república, el voto a la falange, o similares.

Es que no hace falta nada más que un leve resoplido para desatar un huracán de reivindicaciones extremistas que piensan que por esa pequeña cosa particular ya automáticamente legitima completamente sus opiniones.

Y no me sorprende sólo eso, me soprende sobre todo que eso GANA LAS ELECCIONES!! XD Spain is different.

Así que más o menos lo que vienes a decir es que no se puede demostrar que Garzón haya iniciado ese juicio penal con mala idea, o sea, ansias "revanchistas" o fines partidistas, pero lo que sí puede decirse es que ha metido la pata en las formas para iniciar y dirigir este caso. Que también, manda narices que un juez tan importante meta tanto la pata en cuestión de hacer las cosas bien según el libro...

Lo que no tengo claro es qué es eso de que no tiene "competencias", y por qué podría no tenerlas. Vamos, supongo que esto te sonará a demagogia, pero en mi caso es pura ignorancia, pero ¿porqué entonces tuvo competencias para juzgar a Pinochet? (vale, está claro que el tío estaba vivo, pero ¿es esa la única razón? Es que encima era de otro país!!)

Luego está la cuestión del acuerdo de amnistía sobre la guerra civil. En teoría no debería ser posible juzgar a ninguno de los responsables de esas carnicerías, ya no sólo porque están la mayoría muertos, sino por ese tratado.

O si no, ¿qué impide por ejemplo iniciar un juicio contra Santiago Carrillo? ¿o contra Fraga?.

Como tú bien comentas, yo pienso que aquí la falange con su denuncia a Garzón le ha hecho un favor grandísimo a la izquierda dándole en bandeja la mínima excusa que estaban esperando para airear banderas tricolores y cambiar resultados en las encuestas.

Ay... ojalá algún día nuestro país sea lo suficientemente maduro para votar con la cabeza, y no con "nuestros colores" XD

Graimito dijo...

De acuerdo en todo, Oscar.

Te comento lo de las competencias:

la Audiencia Nacional es un tribunal "especial" (no es una expresión nada correcta técnicamente, pero es para entendernos) que a diferencia de lo habitual, no adquiere competencia por el lugar de comisión de los hechos, sino por el tipo de delito. Así, por ejemplo, un homicidio cometido en León conocerá el juzgado de instrucción de León "x" para la instrucción (investigación) y si hay juicio, el juzgado de lo penal "x" de León será el que conocerá del juicio, teniendo en cuenta lo que le haya dicho el juzgado de instrucción (el sumario). De entre esos delitos que conoce la Audiencia Nacional, se encuentran algunos como la falsificación de moneda, los delitos de terrorismo, genocidio y lesa humanidad. Por ejemplo, de suceder en España un delito de genocidio, sería competente la Audiencia Nacional.

Sobre el tema de Pinochet, esto requiere una explicación algo más pesada, pero necesaria. Verás, hay un concepto jurídico muy novedoso en derecho (novedoso, entiéndase, para los tiempos del derecho) llamado "justicia universal", que consiste en que un órgano jurisdiccional, si las leyes internas de su país lo permiten, puede arrogarse la competencia de enjuiciar todos aquellos delitos en los cuales el perjudicado es la humanidad en su conjunto, como los delitos de genocidio o lesa humanidad (aquello de "crímenes contra la humanidad"), siempre interpretando en esa línea los tratados internacionales, la carta de naciones unidas y la declaración universal de derechos humanos. El hilo argumental es el siguiente: si esos delitos afectan a todos, cualquiera puede enjuiciarlo.
Lo que pasa es que en realidad es algo más complejo, porque en realidad se trata de una declaración unilateral por parte del órgano de un país para meter las narices en los asuntos de otros estados soberanos, así que este principio, en general, se encuentra dependiente de las circunstancias. Por ejemplo, yo , dictador, he conseguido irme del cargo asegurándome que no pagaré por mis crímenes negociando la creación de una ley interna de mi estado que me asegura la inmunidad (véase Pinochet). Mientras resida en mi país o en paises afines, estoy a salvo porque nadie me juzgará. Pero resulta que me dirijo a Reino Unido para operarme, con lo que estoy fuera de mis fronteras; si allí ya no soy criminal, en el resto del mundo no. Entonces Garzón se entera y solicita a UK que me extradite para tomarme declaración en España, porque sabe que una vez aquí, le podrá retener el pasaporte y evitar su fuga. Si UK da el OK XDDD, entonces puede ser juzgado en España por la Audiencia Nacional.
No obstante, es verdad que el principio de justicia universal suele acotarse ligeramente haciendo necesaria una cierta conexión entre el proceso penal y el país enjuiciador, pero la verdad es que la exigencia es muy muy tenue (por ejemplo, en el caso "Pinochet", la conexión bastó porque la denuncia de los hechos se produjo aquí).

No sé si ha quedado claro más o menos el asunto.

Ahora, ese mismo ppio. es el que esgrimen en Argentina en la querella que han presentado contra el Rey, Suárez y Fraga, porque, la verdad, jurídicamente, si las leyes internas de Chile no nos frenan, la ley de amnistía tampoco debería hacerloa otros órganos foráneos que se sumen al ppio. de justicia universal. Cosa distinta es que se les procese, porque España siempre podrá negarse a extraditarlos.


Saludetes

Oscar dijo...

Por cierto, el otro día fui el alma de la fiesta con mis colegas explicándoles por qué Garzón había metido las patas con todo este proceso, ji ji XD

Pero me asaltó un pensamiento terrible.

Los socialistas tienen una capacidad increíble para ganar las elecciones a base de "golpes de efecto", así que, ¿qué pasaría si suspenden definitivamente a Garzón, y así, una vez "libre", va Zapa y anuncia que le va a nombrar ministro de justicia?

Con todos los llantos, abrazos, manifestaciones, apretones emocionados, muestras de apoyo, protestas contra los que no le "dejan hacer", etc... ¿cuántos de los que han mostrado su tan incondicional apoyo a Garzón (lo mismo organismos o asociaciones, como personas individuales en su día a día con la familia y amigos) tendrían los huevos de NO VOTAR al partido socialista?

Fuf, como Zapa lo considere un buen "golpe de efecto", nos lo vamos a comer, pero bien... :-S