Posts Recientes

domingo, 17 de febrero de 2008

Para ver en el cine, y también, mi primera multa

Hola a todos,

El pasado viernes acudí a los cines del Grao a ver John Rambo con mi hermano, con el que siempre da gusto ir a ver una película (incluso me sorprendió queriendo quedarse durante los títulos de crédito finales a escuchar la música de Brian Tyler para el film; si algo de influencia he debido de ejercer sobre él tras años de darle la paliza con mis bandas sonoras jajajaja). La película fue de mi gusto, tanto que la recomiendo desde aquí, en mi blog. Lo hago, además, no desde el snobismo o desde la recomendación de presunto crítico de cine que recomienda rarezas extrañas, sino queriendo sacar a la luz las virtudes humildes pero efectivas de la película. De entrada, destaco la crudeza de su violencia, porque sirve de retrato a la crudeza de la guerra; el conflicto armado nunca tiene nada de bello, ni de hermoso. La sangre y las vísceras de los que participan se derraman, y no de una manera elegante o heroica, precisamente. Además de ello, también me parece digna de elogio la dirección que hace de la película Sylvester Stallone, pues le da a la película lo que necesita: un guión ligero y sin aspiraciones para llevar directamente a lo que interesa, la acción, dirigida magistralmente con la cámara al hombro, pero permitiendo al espectador que vea siempre y en todo momento lo que pasa; a ver si Michael Bay aprende de él.
Por todo esto, recomiendo ver John Rambo por su honestidad como película, y también como elemento concienciador de lo que pasa en el mundo. Así, cuando oigamos otra vez que en Rwanda se están matando, que imaginemos cómo lo están haciendo, a ver si nos parece tolerable que los estados con posibilidades de frenar esas matanzas no lo hagan.

Además de esto, me gustaría también comentar que me han puesto mi primera multa, en concreto por estacionar indebidamente en el puerto del Grao de Castellón, precisamente la noche del viernes. No pretendo justificarme, pues es evidente que aparqué donde no estaba permitido, pero creo conveniente sacar un tema de reflexión sobre la mesa, y es ¿siempre hay motivo para sancionar una conducta?. Me explico inmediatamente, con algún ejemplo: Si uno circula con su vehículo a altas velocidades, un lunes, a las 5 de la tarde, cerca de un colegio o instituto, ¿es razonable multar al conductor? La respuesta es indudablemente sí. Pero, ¿y si rebasamos el límite de velocidad de 20 km/h, cuya razón de ser es la cercanía de un colegio, un domingo a las 3 de la mañana? Si la finalidad es proteger a los niños, ¿es razonable que se sancione a quién no pueso en peligro a los niños? Pues algo así paso ese viernes. Si hubiera aparcado el coche en una salida de vehículos , o, exageremoslo más, en una salida de ambulancias, me merecería una multa, claro que sí. Pero por aparcar en un sitio donde no se molestaba, fuera del horario de la actividad del puerto (porque quién pueso la multa era la autoridad portuaria del puerto, no la policía ni la guardia civil), y un día en el que ya no hay entrada ni salida de mercancía en la lonja... ¿por qué se me sanciona? Y además,¿ por qué no se señaliza? Porque, según la notificación de multa, se infringió la señalización. ¿Cuál? En fin, en todo caso, la reflexión que quiero lanzar es, ¿somos siempre racionales cuando aplicamos las normas? y también ¿que finalidad pretenden algunas normas?. Como persona que conoce el derecho penal (que es todavía más serio que una multa, que eso a fin de cuentas es una sanción administrativa y ni siquiera me resta puntos), os digo que os asombrariais.

Saludetes

7 comentarios:

Oscar dijo...

Vaya, será que yo tengo un humor demasiado negro, pero cuando vi John Rambo me partí el pecho.

Planos crudos al principio, la soledad del héroe, mostrando la filosofía del que piensa que nada ni nadie puede marcar la diferencia en este mundo, sus charlas con los idealistas cristianos... A mí esta primera fase no me pareció hecha con sensibilidad, sino un "tengo que meter algo de esto".

Personalmente, en sentido emocional, me parecieron mucho más conseguidos y más profundos los temas tratados en la primera y la segunda de Rambo. En esta última me pareció más bien un recurso que no un medio para contar algo.

Y lo que vino después... pues la verdad es que yo no lo entiendo como una muestra de lo cruda que es la guerra, sino un: "¿quién es Sly? ¡yo soy Sly! ¡y os voy a dar lo que queréis ver... MULTIPLICADO POR MIL!".

En el resto de los "Rambos" te disparan y sale un chorro de sangre, aquí, te disparan con cualquier arma y te volatiliza directamente alguna parte de tu organismo. Amos, jamás he visto yo ver una cabeza pasar del estado sólido al gaseoso en la duración de un fotograma. Bueno... y un brazo... y una rodilla...

Yo es que... lo siento, no me la pude tomar en serio... y me encantó. Cuando Johnny se subió a la metralleta del coche empezaron a volar miembros tan esperpénticamente que me fue imposible contener las carcajadas (y no fui el único en el cine). Si es que cuando Rambo dejó de disparar la metralleta ¡¡la gente aplaudió!!

En los otros Rambos, los machetes cortaban gargantas, en ésta arrancan cabezas (qué manía con las cabezas). En los otros Rambos los cuchillos se clavaban en el pecho, la ropa se cubría de sangre, y el enemigo moría, en éste, se clavan en el vientre, el enemigo se cubre de sangre, pero antes de morir, sus intestinos caen al suelo entre sus piernas, y cae por una ladera dejando al descubierto sus costillas a cada vuelta que da.

Luego, los personajes. Ninguno está perfilado excepto Rambo (y porque ya lo conoces). Los misioneros cristianos son un arquetipo sin personalidad, los mercenarios lo mismo, y el malo malísimo sabes que lo es... por la cara de malo que pone. Es que no hace más.

La dirección a mí me pareció normalita, incluso deficiente en las escenas de acción. Lo único que se salva es la incursión al poblado por la noche. Es lo único que tiene pinta de medio planificado. Lo demás es "nos escapamos y nos siguen".

Y la batalla final es un "mientras el resto del grupo se queda inmóvil en un sitio semidescubierto y sobreviven milagrosamente porque tienen que hacerlo, yo me subo a la metralleta y me cargo a TODO EL EJÉRCITO birmano". ¿Ya está? ¿Dónde está la táctica de intentar escapar a otro sitio porque estais rodeados? ¿el pasar de un escenario a otro? ¿el intentar llegar a tal sitio o detonar algo? ¿el "yo por aquí y vosotros por allí"? ¿el que sólo haya una salida y esté vigilada?. No sé, hay mil y una posibilidades de hacer una trama de acción algo elaborada. Algo más que sentarse ahí, y ahí se acaba todo.

En fin, que no la vi un desecho de virtudes pero no puedo negar que me divertí horrores y no me la tomé en serio.

Amos, si es que hasta me esperaba que cuando Sly vuelve a la granja, empezaran a explotar las vacas...

Oscar dijo...

Sobre las multas, te lo escribo aquí que si no el anterior comentario se haría demasiado largo.

Está claro que las multas no las hacen para "protegernos a los que nos portamos bien", porque si no cuando la guardia civil ve a un coche a dos mil por hora en una autopista lo que haría sería pararle, y no hacerle la foto para que se encuentre la factura al volver a casa habiendo podido cargarse en el camino a decenas de familias.

Pero te voy a contar una cosa de lo más interesante:

Tengo un amigo informático que hace algunas semanas tuvo que desplazarse de urgencia a la DGT de León porque había ocurrido un error en la base de datos que guardaba las multas, de esos de "panic", "critic", "fatal", y todos esos nombres tan tranquilizadores que como mínimo te auguran la pérdida total de los datos, y da gracias a que no te he fundido el disco duro.

Bueno, pues resulta que esa misma semana, hablando de ésto y aquello con un técnico de sonido, me comenta: "puff, no sé qué habrá pasado en el Ayuntamiento ni qué órdenes les habrán dado, pero ésta semana ¡es increíble la cantidad de multas que están poniendo por toda la ciudad de repente!".

Si es que... ¿qué decir ante esto? ¿te vas a creer ahora que la multa es para protegernos? ¿o pensarás más bien que es una triquiñuela sucia para obtener dinero?

Ya uno es que no sabe qué pensar.

vaklam dijo...

-La multa es para proteger a la gente de izquierdas (es decir, zurda) de los diestros-
Vaklam dixit

Graimito dijo...

@ todos:

Además de agradeceros, como siempre los comentarios (un compositor-informático-friki y un zurdo-informático-friki no comentan en todos los blogs XDD), añado un dato más: las cantidades recaudadas por las distintas administraciones se presupùestan, es decir, que para que las cuentas públicas salgan, se "prevée" que se recaudará tanto o tanto otro. Y luego dicen que no hay afán recaudatorio...

vaklam dijo...

Hay que recaudar para pagar el impuesto revolucionario k chuck norris pone a SPAAAAAAAAAAÑA por existir

Oscar dijo...

Entiendo que se prevea lo que van a recaudar de impuestos, bueno... es que es lo que tienen que hacer, sino menudo control sobre la economía! pero... también incluyen dentro de "impuestos" las multas??

Eso es ya muy rastrero...

vaklam dijo...

No se si se incluyen en los impuestos o no, y tampoco me importa, lo que se es que se hace una previsión de lo que se puede recaudar por multas tomando en cuenta dos factores: Número de multas del período anterior y nivel de estupidez/temerarismo de los usuarios, y ambos, por suerte o desgracia, permanecen constantes.

Saludos