Posts Recientes

jueves, 31 de agosto de 2006

Dios bendiga a América

Toca actualizar el blog, que hace mucho tiempo que está sólo puesta la entrada sobre las leyendas, y la verdad, es normal que no le diga nada a nadie, ya que es un texto extraido de un libro que muchos de vosotros ni sabreis que existe; pero en ese texto, hay algo de verdad, que es, sin temor a equivocarme, la necesidad que debe tener la sociedad de leyendas y héroes que luchen contra aquello que no está bien, no es justo, o es, como el caso que viene a continuación, simplemente terrible. Tal es el caso de las guerras, o como conscientemente se llama ahora, "conflictos armados".
Por si alguno lo estaba pensando, ésta no va a ser una entrada a favor o en contra de la guerra en Irak, más que nada porque ese debate ya es caduco y obsoleto. Pero si que no obviará este comentario algunos de los hechos más característicos que me han llevado a renegar de los USA y de sus gobiernos; es lamentable que un país que tiene tantas cosas buenas como los EEUU pueda, como una dulce manzana envenenada, tornarse en el sujeto internacional más peligroso de todos. Estos hechos no deben caer en el olvido, y aunque algunos son harto conocidos, otros no tanto.
Lo cierto es que el problema radica en esa aureola que tras la II Guerra Mundial revistió a los Estados Unidos de América como el auténtico guardián global del mundo, y quien sabe si del espacio exterior. Tal papel parecía adecuado en la post guerra, pero una vez comenzada la Guerra Fría, éste papel quedó sólo en la apariencia que le permitiría encubrir sus auténticos intereses: los suyos propios. Si Vietnam fué un ejemplo de ello, Irak lo és del modus operandi post Guerra Fría, en la que el enemigo ya no es el Comunismo, sino el terrorismo. La sociedad ha evolucionado de tal manera que es innegable que ya pocos defenderían una guerra contra una ideología política, así que que mejor manera de excusar intervenciones egoistas y lacerantes que con el miedo. Lo que ahora mueve a las masas es el miedo, y éstas, harán lo que sea necesario para salvaguardar su seguridad, incluso, tornarse contra el propio mundo.
Así, el adalid de las libertades ha conseguido crear un juego en el que él y sólo él dicta las normas, conociendo los mecanismos y entresijos para pasarselas por el arco del triunfo cuando cree conveniente. Los USa se han constituido como unos vigilantes ebrios de poder que observan como ningún estado o nación cuenta con las agallas suficientes como para decirle "mira, estas equivocado", lo que me lleva a recordar esa famosa frase "¿Quién vigila a los vigilantes?".
Uno de los exponentes más graves de lo que representa el egoismo angloamericano (no vayamos a olvidarnos del perrito faldero usasno, Gran Bretaña) es sin duda la reciente crisis en el Líbano.
Todos sabemos el enorme factor cuantitativo que suponen los judíos allá cruzado el Atlántico. Tal masa no debe ser tomada a la ligera en unas elecciones, y ello sin tener en cuenta que la industria de Hollywood es mayoritariamente semita, con representantes tan fuertes socialmente como Steven Spielberg, defensor a ultranza de los judeia. Justamente esas cuestiones internas son las que han llevado a los USA a mirar para otro lado cuando su amigo Israel decide saltarse el Derecho Internacional Público y el Derecho sobre Conflictos Armados, prescrito en el Tratado de Viena de 1946. Las víctimas han pasado a ser verdugos, y el único que sigue sufriendo las consecuencias, es, como siempre, un pueblo inocente. Centenares de muertos y un país destruido es la factura que el mundo tiene que pagar ante la barbarie. Así, el Estado que veía con sus ojos llenos de cataratas armas invisibles de destrucción masiva, no ve los llantos y los gritos de auxilio de un pueblo roto por la guerra; aún lo más es que ni siquiera es una guerra declarada y que respete en lo más mínimo los acuerdos que ellos mismos firmaron.
Los USA han controlado la ONU para que cualquier intento anterior a una negociación que contente a los antaño oprimidos y asesinados judíos fracasara. En un futuro, hablaremos de la pena de muerte, de abú grahim, de Guantanamo, y de la propia ONU. Pero hoy no quería dejar pasar un minuto más sin decirlo: todos los imperios acaban cayendo; roguemos por que esta vez caiga sólo y no arrastre al resto del mundo con él.

Saludetes

2 comentarios:

>< | \/ @ dijo...

putos yankis siempre dando por saco!!!

vaklam dijo...

Vaya, otro que no le mola el estilo de juego de los usamericanos. Ellos han tenido el dinero y el poder en las últimas décadas. También, como bien dices, han sido los líderes mundiales en la época de la Guerra Fría, aunque la situación ha cambiado. En aquella época había un enemigo, el Comunismo, palpable, tangible, que dominaba todo el mundo a partir de la avenida de Brandenburgo, pero ahora, lamentablemente no hay nada contra lo que luchar. Se aburren, pierden el poder, no tienen guerras. (EEUU es el único paísque ha estado en guerra casi continuamente desde su fundación). Los EEUU han sido siempre el abusón del patio internacional. Han tenido el dinero y han tenido el poder.
Pero ahora ese poder se empieza a tambalear. ¿EEUU un animal herido? No lo se, no lo espero, porque los animales heridos son imprevisibles... y este puede reventar el mundo... literalmente.

Salut!