Posts Recientes

jueves, 22 de marzo de 2007

La lanza de la ignorancia

Hola a todos. Ahora mismo estoy algo decepcionado, a la par que un poco (aunque levemente, todo sea dicho) indignado; lo estoy por ver como este país no supera algo que entendí que se había superado: la ignorancia como arma arrojadiza. Para entender bien los motivos que me llevan a decir esto, seguid leyendo.

Hace unos dias tuve el "placer" de escuchar en el programa dirigido por Concha García Campoy "Las mañanas de Cuatro" a una periodista del corazón comentar el caso del posado robado a Elsa Pataky. La actriz y modelo estaba posando en una playa para la revista "Elle", y fué fotografiada clandenstina y torticeramente por Interviú (de la cual, por cierto, algún dia comentaremos lo ridículo de su nombre), que publicó en sus páginas el desnudo. Claramente estamos ante un robo de material fotográfico que además ha sido publicado sin el consentimiento de Elsa. Esto, que a cualquiera que sepa un poco cómo está configurado el derecho a la propia imágen le parecerá obvio, es una violación de este derecho fundamental. La periodista que comentaba la jugada argumentaba que era lícito porque Elsa "salía muy bien" y por lo tanto no "dañaba su imagen". Tal grado de ignorancia, de supina insensatez, de borriquería y otros adjetivos de mi surtido vocabulario que me guardo, merecía una entrada en mi blog. Pero no lo hice. Y no lo hice, aunque parezca extraño o impropio, por deferencia hacia nuestra desconocida aunque amigable Amelie. Este motivo se desdobla en dos: 1) Los periodistas del corazón, en mi opinión, no son "periodistas" en puridad, sino un atajo de pillos que viven en la impostura y que se protegen unos a otros, vanagloriandose, además, de ser quienes no demuestran ser: periodistas; por tanto, no parece razonable que le pueda exigir que sepa de lo que habla, como a cualquier periodista serio y profesional. 2) Nuestra invitada suele tener una cierta querencia por los periodistas, así que parecía, desde luego, adecuado, olvidar el episodio, antes que parecer que ataco , aunque sea indirectamente, a una persona grata por estas líneas. Pero todo cambia hoy.

Hoy es miércoles. Recuerdo el famoso chiste que dice que los buitres y los gusanos no devoran la carne de los abogados por cortesía profesional. Aún pienso en el programa de Cuatro. Aparece como una salvación magnificada entre el zappeo nocturno el programa que aprecio y sigo, llamado "59 segundos", o 59' , si se quiere respetar la imagen del programa. Pienso otra vez en el programa de Cuatro. Me digo a mi mismo que esto sí es periodismo, pese a la presencia de Isabel Sansebastián, esa clase de profesional que pervierte el oficio. En ese estado tántrico cercano al nirvana de debate político en su justa medida, la lanza de la ignorancia vuelve a ser esgrimida. El "no saber" vuelve a no ser impedimento para hablar sobre un tema, y en este caso, algo aún más maquiavélico se gesta detrás de ese no saber, y es partir desde premisas falsas para llegar a conclusiones que nos sirvan de apoyo para atacar a ciertos sectores de este país. Aunque a continuación diré a cuales, y cual es el objeto concreto de este "no saber", baste decir previamente que uno entiende que la labor del periodista (esta vez sí, serio) consiste en informar al ciudadano (mediante información objetiva) y, por descontado, fomentar la pluralidad de pensamiento y promover la formación de la opinión de la sociedad, o del ciudadano si se prefiere (mediante reflexiones subjetivas). Así, presumimos que lo que oímos de la boca de un periodista, al menos, tiene algo de veracidad; si nos movemos en el terreno político, esta credibilidad se pierde en gran medida, pero si lo hacemos en aspectos divulgativos (médicos, científicos, técnicos) con frecuencia nos fiamos de lo que oímos. Así que debe ser, no ya una opción declinada por la responsabilidad, sino un deber del periodista, asegurarse de que la información que proporciona a su público es, cuanto menos, y por exigencia constitucional, veraz. Si en Saber Vivir Manuel Torreiglesias (el presentador, que no olvidemos que es periodista y no médico, como muchos creen) dice a su público que beber una determinada sustancia es positivo para tal enfermedad y resulta que es tóxica y su crédulo público la consume, todos diríamos que ha caído en una grave irresponsabilidad. Entonces, ¿por qué en el caso presentado en 59' no clama ni una sóla voz al cielo? Antes de responder, conviene plantear el caso.
El objeto del debate era, en este caso, una Sentencia de la Audiencia provincial de Burgos que entendía que no había delito en la conducción de un hombre que circulaba a 260 Km/h por una vía desierta (sin tráfico) y recóndita, por no haber generado un peligro concreto. Como era (tristemente) de esperar, todos los periodistas han acometido contra el juez que ha dictado la sentencia, y, qué quereis que os diga, me he sentido, indirectamente, atacado. ¿Por qué, direis? Jueces inútiles hay en todas partes. Pero en este caso, y maldita la gracia, el juez ha obrado con arreglo a la Ley, en mayúsculas. El porqué es bien sencillo: exige el Código Penal de 1995, el que está vigente, y en su redacción lieteral, causar un "peligro concreto"; es una exigencia taxativa y expresa. Dicen los periodistas en su argumento, la mayoría al menos, y entre esa mayoría, destaca la marisabidilla Margarita "la demócrata", redactora jefa de "El Periódico de Catalunya", que " cómo no va a ser un peligro conducir a 260 Km/h", y a este argumento se suman los compañeros de mesa. Y la verdad es que estoy de acuerdo. Pero lo que esta señora no sabe es que ese peligro "genérico", si se quiere, ese peligro potencial, es peligro "abstracto", tal y como lo sabe cualquier buen estudiante de derecho penal. Es abstracto porque no pone en peligro la vida o la integridad física concreta de alguien. Y recordemos que la exigencia del Código es de "peligro concreto", o lo que es lo mismo, poner en un cierto y determinado, actual y efectivo peligro a un bien jurídico concreto, es decir, a alguien con nombres y apellidos, por decirlo coloquialmente - aunque técnicamente insuficiente.
Partiendo pues de la base y de la premisa de que el juez actuó conforme a la Ley, cabe destacar las irresponsabilidades que han cometido los periodistas en este caso, que sirve como ejemplo de laboratorio, pero que no es menos cierto que refleja la clase periodística que tenemos en España, casi al nivel, el del betún, en el que se encuentran jugando al póker con nuestros problemas nuestros políticos. Las irresponsabilidades no lo son sólo por la falta de diligencia, sino casi que parecen a conciencia, para esgrimir y patentar una suerte de armas compuestas de ignorancia que calan en el sentir general. Aquí las ennumeramos:

1) No han contrastado la información. Es propio que un perodista no sepa derecho, pero si que sabe que, cuando desconoce en profundidad un tema, lo mejor es acudir a los expertos. Pero, para variar, es más cómodo hablar sin saber.
2)La reacción unánime ha sido la de atacar al juez, pidiendo, incluso, al Consejo General del Poder Judicial que le sancione y le aparte del cargo, cuando el juez se ha ajustado a la Ley. Esta conducta de los "bienavenidos" periodistas es irresponsable por el sencillo motivo de que la Justicia en España ya está bastante desacreditada como para que además, cuando aciertan en sus resoluciones, pidamos que se le aleje del cargo. ¡Con lo que cuesta llegar a juez, diantres!.
3) Argumentan que el conductor "temerario" (que a mi juicio, lo es), además, quedará impune, sin castigo, por haber hecho "semejante barbaridad". Hete aquí otro despropósito informativo que transmite al ciudadano que allá donde el derecho penal no actua, no hay acción. Este señor ha pagado su multa y ha tenido 16 meses de retirada del permiso de conducir, no se ha ido de rositas. El hecho de que su conducta no haya sido calificada de delictiva no quiere decir que esté bien o que quede sin castigo. Es reprobable circular a esa velocidad, pero a otro nivel porque no ha matado a nadie (aunque pudiera haberlo hecho, pese a lo solitaria de la carretera en ese momento) ni ha puesto en peligro concreto, exigencia, repito, del Código.
4) Si no les gusta la Ley, no es de recibo atacar al juez, que sólo interpreta y aplica las normas. Lo propio es dirigirse contra quién lo redactó. Pero ¡ay amigo! eso es volverse contra sus amigos los políticos, aquellos que les influencian tanto, porque el Código del 95 fué aprobado con el apoyo de todos. Y claro, es más fácil echarle la culpa al juez que a quién incluyó el término "peligro concreto" en la redacción del Código, es decir, los políticos cutres y de taberna que tenemos en España.


La conclusisón de todo esto, al menos tal cual lo veo, es que el periodismo serio escasea. Hoy en día cualquiera es periodista. Y lo peor de todo es que hay una carrera, y bastante larga, por cierto, que se supone que les enseña a serlo. Pero digo yo, y con perdón ¿qué coño les enseñan en las facultades?. Porque cada vez veo más faltas de ortografía (descartamos una enseñanza instrumental), más información parcial (descartemos la enseñanza ética) y, como en ambos casos se observa, un descuido de las más elementales reglas del periodismo, siendo el estándar mínimo, cuanto menos, contrastar la información, siendo tan sencillo en este caso como ponerse en contacto con cualquier catedrático de derecho penal, o, siendo aún más reduccionistas, leyendo la sentencia, y en ella, sus fundamentos de derecho, aunque fuere por no preguntarle al viento cual es la razón de ser de esta resolución (que viene dada, obviamente, en aquellos fundamentos, uqe, si hubieran leido, entenderían), con lo que podemos descartar también la enseñanza metodológica o ilustrativa del método periodístico.

Hoy ya es jueves, a estas horas. Recuerdo el chiste de los buitres, los gusanos, y los abogados. Y se equivoca. Pero no por los abogados. Sino porque debió decir, donde decía buitres y gusanos, periodistas.

Saludetes

9 comentarios:

amelie dijo...

Se supone que debería defender mi posición con uñas y dientes como futura periodista que algún día espero ser. Pero no voy a hacer eso, te voy a recomendar un libro que me regaló mi padre cuando empecé la carrera ( él también se dedica al derecho, es más, puede que os enseñe a ti y a unos cuantos más en la uji algo sobre el derecho internacional privado...)

El libro es: " El arte del periodista" de Rafael Mainar con prólogo de Juan Luis Cebrián.
Espero que algún día lo leas y me comentes si sigues pensando igual acerca de lo que tú consideras periodismo.
Tienes razón en eso de que muchos no contrastan bien la información pero la realidad es tan triste como que a veces más vale contar algo mal pero contarlo antes que la competencia...aunque pase eso no nos convierte a todos en malos profesionales.

Saludos y gracias por tenerme en cuenta, te lo agradezo de verdad porque me gusta leerte y lo seguiré haciendo siempre que tú me dejes. Valoro tu opinión y tu manera de ver las cosas que por cierto, no se aleja tanto de la mía aunque la única diferencia es que yo pretendo mejorarlo.

besos



PD: ni todos los abogados sois buitres ni todos los periodistas carroña...







"Los periodistas no podemos cambiar el mundo, pero si podemos ayudar a entenderlo"

Miguel Ángel Bastenier

amelie dijo...

Ah por cierto...esto no me gusta: "Recuerdo el chiste de los buitres, los gusanos, y los abogados. Y se equivoca. Pero no por los abogados. Sino porque debió decir, donde decía buitres y gusanos, periodistas"

no, no, no


La verdad es que llevo toda la noche dándole vueltas a lo que has escrito y sí hay mucho periodista poco profesional que por llegar antes que la competencia dice auténticas barbaridades pero también hay periodistas muy buenos y que sí hacen una labor social. Yo antes pensaba muy mal de los abogados pero con el tiempo me he dado cuenta de que es un error generalizar y quedarse con lo que uno ve superficialmente. Ahí fuera hay gente con sueños deseando cambiar el mundo o al menos intentar que los demás lo comprendan.

saludos

Blue Beetle dijo...

Buff que largo paso de leer

Graimito dijo...

Pues la verdad es que es un error faltar a una profesión, es cierto; pero más que borrar esa frase quizá debiera llevar algún adjetivo más clarificador. No todos los periodistas me parecen malos: ahí están los corresponsales de guerra, sin ir más lejos, o periodistas sin fronteras. Pero, no me preguntes porqué, en España nos tenemos muy creído lo del derecho a ser informados y eso a generado un estilo de periodismo que no puede llamarse tal. Dice un amigo mío que también estudia periodismo, en Valencia, que "no se puede ser buen periodista sin ser una buena persona", así que en ello estamos, en intentar diferenciar al buen profesional del malo. No es lo mismo los periodistas del excelente programa "Callejeros" que Federico Jiménez Losantos o el ultravenerado Iñaki Gabilondo, que a parciales no les gana nadie.

En fin, la frase de marras puede ser algo fuerte y a buen seguro que poco afortunada, así que mis disculpas si no te gustó o te sentiste atacada, porque es una frase, insisto, que muestra gráficamente lo que me parece el "amarillismo": Pero las palabras, al igual que la Ley, cuanto más generales son, más injustas se vuelven.

En otro orden de cosas: ¡Pues claro que vas a poder leer esto! Y me parece que tus aportaciones a este blog también son buenas, así que toma asiento y ponte cómoda que esta es tu casa. Opinas con educación, ilustras, reflexionas... vamos, todo lo que se le puede pedir a cualquier lector de blogs, como Luisete.

Saludetes a todos.

Pd: ¿Quién es tu padre? No será un señó con coleta verdad????

Graimito dijo...

Ejem, hay alguna cosa como "a generado" que ha salido de despiste pero no se/no puedo editar el comentario, disculpad mi ineptitud jajajaja. Ciao

amelie dijo...

Gracias de verdad.Muy pocas veces valoran lo que digo y pienso. Espero que algún día leas el libro que te recomendé y me comentes que te pareció.
No me he sentido atacada porque expones muy bien tus opiniones y en algunas cosas tienes razón.Siempre es bueno que los demás opinen sobre lo que haces o dices para tener una percepción de las cosas más global.


Saludos.Me pongo cómoda xD jeje

PD:Mi padre solía llevar coleta pero ya hace tiempo q se la quitó (menos mal, por cierto), es moreno, pelo canoso y cierto aire bohemio. Ese es él jejejej pero no le hagas nada ehhh!

besos

Anónimo dijo...

porke no os dejais de xorradas y hablais por el msn?

Graimito dijo...

Pues porque este es mi blog y hablo de lo que me da la gana, y si no te gusta lo que hay, puerta.

PD: He dicho ya que no quiero comentarios anónimos?

amelie dijo...

Uy que gente... no comment.

Por cierto, ¿ Qué te parece lo que está haciendo el PP con el grupo Prisa?

xD