Posts Recientes

martes, 27 de febrero de 2007

Falta de Inspiración

Como los que leeis habitualmente este Rincón habreis notado (con vuestras asombrosas cualidades de observación XD) he bajado sensiblemente el ritmo de actualización del blog. El motivo no es querido ni buscado, sino que se traduce la amalgama de razones en una expresión que ha perdurado con el paso del tiempo y que justifica estados intrínsecos del hombre: la falta de inspiración.

Al hilo de este pensamiento, me viene a la mente la pregunta clave en todo esto : ¿Qué es, para mí, la falta de inspiración?. Tradicionalmente se ha espetado esta carencia como el tradicional "abandono de las musas", o lo que es lo mismo, la falta o disminución de capacidad creativa, si estamos hablando en un contexto artístico o creador, que, a menudo, son lo mismo. Pero toca desechar esta categoría ya que, en este caso, no estamos hablando de dar vida a una idea preconcebida en nuestra cabeza, entendiendo esa gestación, justamente como la inspiración. No. Estamos en un punto algo por debajo, pero a su vez algo más complejo: la comunicación. Analizo, pues, si es justamente una disminución de "cosas que decir" la causante de esta ausencia prematura en este espacio, mi Rincón. Inmediatamente, claro, pienso que no es este el inexorable motivo; creo que aún tengo muchas cosas que decir de la actualidad, de mi mismo, y del mundo que me rodea. No soy una persona de pensamiento estático y siempre me muevo rodeado de actualidad e ideas nuevas. No. Definitivamente esto no puede ser. Meditando sobre ello, emprendo la senda de un viejo sistema de conocimiento empírico, la Teoría del Cambio, que trata de ver a resultados desiguales en circunstancias similares, en esencia, qué ha cambiado. Así, por un lado tengo la (sentida) ausencia de Luis y su blog, permanente fuente de estimulación intelectual y un divertimento escrito cuya carencia parece que no consigo superar. En su defecto me encuentro blogs anodinos de personas que no me suscitan interés y, en el mejor de los casos, medianías pseudo-literarias de historias personales que aspiran a tener un brote de irrealidad entre tanta vivencia comprimida y empaquetada en un corsé tan apretado como un blog. Por otro lado, y creo que ahí está la clave en esta cuestión, estoy pasando por una fase (entendida esta en ningún caso en su sentido peyorativo, pues hay quien ya identifica "fase" indubitadamente con "bajón" o "periodo extraño") más "interior", más concentrada en observar mis interioridades, valga la redundancia, y los cambios que experimento. Continúo compartiendo mis ideas, mis pasiones, mi vida en general, pero esta vez concretándolas no en una generalidad indeterminada de sujetos (por ejemplo, en este blog), sino en un individuo muy determinado. Lo que me lleva a estar en la siguiente situación dicotómica, por un lado, multiplicando mis vivencias personales (y aumentando el grado de intimidad necesario) y reduciendo mi análisis del mundo ajeno, el que se ve por la televisión, se escucha por la radio, y se lee por la prensa. Siendo así que no se puede sino ver afectado este blog; hay relatos que quedan dentro de mi esfera de intimidad y que, en primer lugar por pudor, y en segundo por un sentido estricto de responsabilidad y de coherencia, evito exponer; los comentarios que sí son susceptibles de publicación (bajo mi criterio, claro está) requieren un enfoque distinto que a día de hoy no le doy: un interés creciente por el tema en cuestión ( creciente, no un mero interés, en puridad), una base que justifique contarlo o comentarlo aquí, y finalmente unas ganas de redactarlo y darle un formato, como hice (por primera vez) en la pasada entrega, en la que marcaba en negrita palabras importantes y en cursiva otras tantas. Y no se porqué, esa necesidad congénita de compartir mis pensamientos con los ajenos se va viendo limitada con una cierta madurez, con una cierta pausa acompañada siempre de la inevitable sensación de tranquilidad.

Después de todo esto, corresponde, o se debe, si se quiere aún saber la respuesta, contestar a la pregunta ¿qué es para mí la falta de inspiración, circunscrita a este blog y a sus contenidos? Todo apunta a una no necesidad imperativa e intempestiva de opinar de todo, de comunicarlo todo, y de dar fe pública de temas de importancia y relevancia relativas. La conclusión final es que la madurez a todos los niveles puede ver aparejada esta consecuencia (como muchas otras), pero una más también es tomarse estos asuntos con más calma y ver que, hasta la falta de inspiración, en ocasiones, puede ser un tema de conversación.

Saludetes

6 comentarios:

vaklam dijo...

Saludos, mi pequeño Padawan. Veo que me estás echando de menos, pero ya sabes que mi aparato reproductor está ocupado.

Ahora bien, he vuelto a postear, y el mismo día que tu! Coincidencia, no? Espero que te guste lo que he escrito y que te de un poco de inspiración, al menos la suficiente como para saber que no es cuestión de madurez/inmadurez escribir. Es tener ganas de contar algo a alguien. Yo personalmente he estado más de un mes sin tipear nada por aquí porque... sencillamente no tenía nada que contar. Unas veces se tiene algo que contar, otras no, por qué? Dices que es falta de inspiración? Muy bien, tu ya postearás cuando quieras, no te pagan por postear no?
Acaba de venir un nuevo moret, ahora son 6 morets contra 2 españoles, mi novia y yo, ¡uf! nos van a arrollar cuales hordas vándalas a las puertas de la ciudad del Tíber.

¡Salvese quien pueda!

alakazaam! dijo...

menudo listo que estás hecho...

La falta de inspiración te ha dado para una entrada entera.

saludos tunecinos.

Anónimo dijo...

mmmmm rocket fred????

Blue Beetle dijo...

eeeem, puuu, el de antes era yo, eee puuu, rocked red fred??

Pakho dijo...

Así que mi Blog es mediocre, ¿eh? Ya no te ajunto u.u

Nah, me alegro que recuperes la inspiración, ánimo con ello º3º

amelie dijo...

Pues he de decirte que la falta de inspiración ha hecho que escribas algo profundo y lleno de sentido. Las musas, tantas veces las he perdido y las he recuperado que entiendo la sensación que evoca vivir sin ellas. Sentir que no puedes escribir, que no tienes nada que contar, que el mundo que hay a tu alrededor es inocuo y que no tiene vida. Sientes que estás como en una especie de burbuja cuya única salida es la inspiración, pero no la tienes, te falta y eso pone las cosas más difíciles.
Tienes talento, lo intuyo. No te conozco pero te leo y creo que algo de ti se respira en cada línea que escribes. Así que no te desanimes porque tus faltas de inspiración son el reencuentro de las musas de muchas personas.

Cuídate.